cementerio de la almudena

Fragmentos de Madrid

IMG_0945IMG_0953IMG_0948IMG_0943IMG_0960IMG_0958IMG_0959

IMG_0981

Insoportablemente azul

mi cráneo

en un jardín de estatuas,

con el silencio

repleto de campanas.

La luz aúlla

una hoguera

de alas

en las rosas oscuras

de mi bala.

¿Qué sabe el hombre

de la sangre

que hay sobre el azar?

No sabe nada.

¿Qué sabe el diablo

de la soledad?

No sabe nada.

Y yo

tampoco recuerdo

mi cara.

La muerte vuela

con sus alas de espejos

entre las rosas pálidas

 y es tan hermosa,

y es tan mía,

que no he sabido

llorarla.

Anuncios