suicidio

Sanctus Inmortale I

Huyendo caíste viajera

te derrumbaron los grises
desde el incesante fuego
 lujuriosos e ignorantes
comenzado por los lobos en el bosque de salvajes
que los hacedores de muerte 
abstraían 

Pureza de mi voz
te extingues entre bestias llenas de estiércol
omitieron las leyes sagradas

I
Detrás alcanzan gritando
en esta querella incesante
entre ancestrales pervertidos
no hay más salidas
entre intercambios callaron entradas
abri una sentencia de mi sangre marchita

II
Yo al tiempo medí
construyendo la ausencia eterna
las edades universales han caducado señalándome esquiva
ni volveré nunca antes de mañana

III
donde todos son culpables
no habrá perdón entre ningún olvido
marca el día rojo
estos ojos mirando la gran casa
vaciando el tiempo de mis días agotados
capturando los sempiternos

IV
me contaron los oyentes 
ciegos quedaron de pena
mudos de tanta vergüenza
al ver el gran rosal 
consumido por sus iras inadmisibles
las venganzas rojas
ocultaron la última salida.

VI
aún no era ayer
y me enterraron los jardineros
venían llorando apenas mañana
se metieron entre adoquines 
frustrados de carne,
aún la muerte a mi manera
he ganado mil batallas 

y me construyeron el mausoleo preparado.

Anuncios